sábado, 25 de junio de 2011

Maison Allene



Cuando visité Amsterdam me enamoré de la amabilidad de los holandeses, un primer flechazo que se repitió al conocer Maison Allene y a sus atentos propietarios, una pareja holandesa amante de los beds and breakfast que tras mucho viajar y elegir este tipo de alojamientos decidió tener su propio refugio en el que recibir a viajeros de todo el mundo. Dos de esos viajeros fuimos mi amiga Raquel y yo. El b&b de estos encantadores anfitriones fue el colofón perfecto a un maravilloso viaje en coche de dos amigas por el sur de Francia. Lézignan-Corbiéres es un lugar ideal para visitar ciudades de cuento como Carcassonne o Lagrasse. Alojarse en Maison Allene siempre será una elección acertada. Allí recibirán sin duda una cálida bienvenida y podrán disfrutar de magníficos desayunos, de encantadoras tardes en el patio con una buena copa de vino y de dulces sueños en habitaciones deliciosamente decoradas.



Las habitaciones son adorables en este pequeño hotel en el que el descanso y la tranquilidad están garantizados.



La decoración es cálida, tranquila y acogedora y se cuida hasta el más pequeño detalle. Si deciden visitar esta preciosa zona del sur de Francia, que, por cierto, inspiró la cabecera de mi blog (las tres fotos fueron tomadas en este memorable viaje) no duden en elegir Maison Allene. Es un acierto seguro.

1 comentario:

  1. Despues de un dia duro de trabajo, nada mejor que me transportes al sur de Francia. Gracias.

    ResponderEliminar