dechefachef

De chef a chef, comenzamos en Cachuk

octubre 25, 2020

                                         

Estos días nacía una idea que llevaba tiempo en mi cabeza. En estos tiempos de pandemia, entre mis múltiples preocupaciones había una que me mortificaba bastante: la idea de que esos restaurantes en los que tanto he disfrutado y disfruto desaparecieran por culpa de la crisis. Retomé este blog con la intención de luchar, desde mi humilde posición, para que eso no ocurriera, para ayudar a que sobrevivan. He ido publicando posts sobre algunos, pero viendo el apoyo que se brindan unos a otros, visitándose entre sí en los pocos días libres que tienen, sacando hueco para dedicar palabras de cariño al trabajo del otro, pensé que sería genial tener un lugar en mis redes y en mi blog donde fueran ellos los que se recomendaran entre sí. Y así nació De chef a chef. Apenas acaba de arrancar, pero espero que sea una comunidad fuerte capaz de capear el temporal unidos. Tras contactar con algún@s chefs y preguntarles por la idea para saber la predisposición que había a participar y que la cadena de recomendaciones no se rompa, debo decir que tod@s dijeron que sí. El primero había que elegirlo de alguna forma para que él iniciara el recorrido. No quería ser yo quien lo hiciera, así que cedí el testigo a mi amigo de buen comer, Islafoodie, para que nos contara cómo es uno de sus locales preferidos decidió hablarnos de Cachuk 

"Escondido en su pequeño rinconcito del Mercado del Puerto, Cachuk es una de las mejores ventanas a la enorme riqueza gastronómica y cultural de Italia. No busquen aquí pizza ni pasta (aunque sus lasagnas están de rechupete), Matteo y Michela ponen todo su mimo y conocimiento para ofrecer platos a menudo sorprendentes y desconocidos para el español medio, pero que encierran grandes productos y cuidadas elaboraciones. Su ajustada carta va cambiando a menudo, con lo que siempre hay algo que descubrir y regar con alguno de los grandes vinos de su carta. Un consejo: dejen siempre hueco para uno de sus impresionantes cannoli".


    





El próximo jueves sabremos de qué restaurante hablará Cachuk. 

restaurantes

Hestia, un restaurante para disfrutar

octubre 13, 2020

Sus recuerdos con la cocina se remontan a su más tierna infancia. Primero fue un comensal empedernido, y  por ese motivo se hizo cocinero. "Mi pasión es comer", asegura Juan Santiago, chef y propietario de Hestia. El restaurante abrió sus puertas hace solo un año, acaba de celebrar su primer aniversario y ya se ha hecho un hueco entre los imprescindibles de la ciudad. "Desde nuestra cocina vista es un placer indescriptible ver la cara de los clientes cuando disfrutan de nuestros platos, y eso es lo que buscamos", explica; seguro que mi cara es una de ellas. Fui por primera vez casi recién abierto y me encantó. Como siempre que algo me gusta, comencé a compartirlo con el mundo. Y llegaron una segunda, una tercera y una cuarta visita..., y aunque a veces es difícil superar una primera buena impresión, diría que cada vez disfruto más, incluso con los platos que ya conozco. Sus alcachofas me tienen totalmente enamorada y su tarta de queso es la mejor que he probado. Juan Santiago es, además, de esos chefs que salen a la sala para hablar con sus comensales, y eso es de agradecer. Una cocina muy personal, con toques viajeros de todos los lugares que ha visitado y con respeto al producto. Ingredientes que hacen que cada visita sea especial. 




Repostería

Tartas reconfortantes en Hacienda Doña Felicia

octubre 04, 2020

Les presento mis tartas preferidas de la isla. En realidad, las más ricas que he probado nunca, ni siquiera en mis viajes he encontrado alguna mejor que las de la Hacienda doña Felicia. Su sabor te convence y su textura te enamora, es como si acariciara tu paladar. Tan deliciosas como quienes te atienden tras el mostrador. Yasmina y Daniel son pareja desde hace 23 años. Ella es de Telde, en Gran Canaria, y él es de Madrid. Ella trabajó durante años en el mundo del periodismo. Él tenía un negocio de artes gráficas. Les encantaba vivir en la capital del país, pero el ritmo de vida de la gran ciudad acabó saturándolos. Deseaban una vida más tranquila, más conectada con la naturaleza y alejada del estrés. Soñaban con vivir en Gran Canaria y montar un negocio juntos haciendo algo que les encantara. Ambos disfrutan de la comida y de cocinar para otros. Curiosamente, aunque tengan un obrador de tartas, aseguran que son más de salado. Les costó incluso dar con una tarta para su boda porque no encontraban una que les gustara. Yasmina comenzó a apuntarse a cursos de repostería y preparar tartas en casa para cumpleaños de amigos. Sentía la inquietud de elaborarlas lo más sanas posible, con ingredientes ecológicos y con menos azúcar. Resultó que se le daba genial y que eso le hacía feliz. En 2014 finalmente se mudaron a la isla, pero no fue hasta dos años después cuando hicieron realidad su sueño, en agosto de 2016. En La Garita, en un pequeño local algo escondido arrancaron su obrador de repostería natural. El nombre del local es un homenaje a la abuela de Yasmina llamada Felicia. Una mujer, asegura su nieta, fuerte, sabia, alegre, disfrutona y muy golosa. Desde su pequeño negocio defienden el consumo local. Utilizan frutas y verduras de agricultores ecológicos de la isla.






 

restaurantes

La Butaca de Betty, un imprescindible en la ciudad

septiembre 22, 2020


La Butaca de Betty está entre mis restaurantes preferidos desde hace mucho tiempo. Les conozco desde que estaban en Tafira y les he ido siguiendo allá donde se mudaran. Ahora están el edificio del CICCA en la Alameda de Colón, en una de las zonas más bellas de la ciudad, frente a mi edificio favorito, el Gabinete Literario. Soy muy, muy fan de sus lacitos de pasta con aguacate y langostinos. Tanto, que un día le pedí la receta, pero nada como tomarlos en su restaurante. Nacida en Filipinas, Betty ha sabido adaptar productos típicos de las islas al modo de cocinar de su tierra. En su carta encontramos, por ejemplo, costillas de cochino negro, lumpiang rellenos de ternera de buey y queso con membrillo, trigo meloso con bacalao y langostinos, o mezclas tan sorprendentes como gambas con chorizo..., y no sigo porque se hace la hora de comer y llamando así la atención de mi estómago no voy a poder seguir escribiendo. Me encanta ir a su restaurante por la comida y por ellos. Betty es un amor y se nota en sus platos; Javier, en sala, aporta el alma creativa del negocio, lo notarás al leer la carta. Y ahora lo puedes disfrutar también desde casa. Hace unos meses crearon Betty Go. Ya no hay excusas cuando hay antojo de La Butaca de Betty, que en mi caso es muy a menudo. 


Suelen tener la flor de calabaza fuera de carta. Si la pillas, pídela. Un espectáculo.





Deliciosas sus fresas flambeadas con helado de vainilla y pimienta de Jamaica. 


 
Y deliciosa también la compañía. En este caso, con mi adorada Carmela. 

hoteles

Álava Suites, un lugar para conectar con los sentidos

septiembre 10, 2020

Foto: Silvia Gil Roldán

Deseaba estar ahí ya antes de visitarlo por primera vez y ahora que acabo de regresar ya estoy deseando volver. Me enamoré del lugar a través de las fotografías de Silvia Gil Roldán y de lo que ellas me transmitían. Y al llegar, la realidad fue aún mejor que la expectativa. Era tan bonito como en las fotos, pero además huele tan bien, sabe tan bien... que lo que fue flechazo a primera vista acabó siendo un amor para siempre. Recuerdo perfectamente cada sensación, entre ellas mi primera impresión al llegar a la suite 3, me empeñé en que tenía que ser esa y finalmente lo conseguí, aunque estoy segura de que todas las habitaciones son mágicas. Los amenities de Rituals y su increíble olor que inundaban la estancia y me  llevaba de paseo en mi cuerpo. Cada vez que los descubría en mi piel me trasladaban a mi suite en Álava  , en Lanzarote (qué fuerte, aún no les había dicho dónde estábamos, qué cabeza la mía), y ese aroma me hacía sentir algo especial. Hay lugares con los que conectas incluso antes de visitarlos. Me sorprendió el primer mensaje de María, ya una vez alojada (luego les hablaré de los contactos previos) preguntándome qué queríamos desayunar al día siguiente. Nos envió una carta para elegir, todo sonaba tan bien que no era nada fácil decidirse. Y cada tarde un nuevo whatsapp con nuevas sugerencias de desayuno para el día siguiente. Se convirtió en un ritual muy esperado, recibir el mensaje y elegir qué delicias tomaríamos por la mañana. Incluso a mí, que me encanta dormir, se me hacía llevadero poner el despertador, sabiendo que me llevaría a esos increíbles desayunos que María te narra con tanta emoción. No sólo te describe los ingredientes, sino que te habla de su procedencia (siempre producto local) e incluso te cuenta que el yogur está hecho con leche de cabra ordeñada a mano, que el trigo está molido a la antigua usanza, sin refinar, o que los huevos proceden de gallinas felices. Una parte mágica más de una experiencia completa e inolvidable. Además, todo estaba riquísimo. Me quedé con las ganas de probar el brunch, pero siempre hay que dejar algo para la próxima vez. Un brunch que, por cierto, está abierto también para quienes no se hospedan en el hotel. Como amante de la decoración, debo hablarles también del estilo del lugar. De formas cálidas y sencillas, cada mueble ha sido creado por ebanistas y carpinteros de la isla. Su silueta y sus colores se integran perfectamente en el paisaje de la zona. Acostada en esa cómoda tumbona tras un baño en la piscina, sentí por primera vez la desconexión total en mis vacaciones. Una sensación que estoy deseando repetir. Ah, no me puedo despedir sin hablarles de los mensajes de María, que se lo había adelantado antes. Cada llamada suya, cada audio o cada palabra te invitaba a ir a Alava Suites. Su voz dulce y siempre alegre, te decía que estaba emocionada y deseando que llegaras, sin ni siquiera conocerte aún. Realmente nos sentimos como en casa. Está claro que has heredado el gen de tus padres como anfitriones, María. Millones de gracias una vez más por hacernos disfrutar tanto en la hermosa isla de los Volcanes. 

Foto: Silvia Gil Roldán

Foto: Silvia Gil Roldán

Foto: Silvia Gil Roldán


Fotos: Silvia Gil Roldán

Foto: Silvia Gil Roldán
Foto: Silvia Gil Roldán
Foto: Silvia Gil Roldán

Aprovecho este post, ya se lo he dicho a ella por mensajes, para contarles que adoro la fotografía de Silvia, que su uso de la luz me parece mágico. Cada foto suya es un cuadro que desearía tener en casa. 

restaurantes

Qué leche, un toque de atrevimiento

agosto 28, 2020

 

Recuerdo perfectamente la primera vez que descubrí Qué Leche. Me lo había recomendado una amiga y fui sin muchas expectativas pero salí maravillada. Hacía poco que habían abierto y me pareció muy diferente y original. Sus sardinas ahumadas con jugo de piparra y naranja me enamoraron totalmente. En poco tiempo su fama creció y se hizo más difícil reservar, cosas del éxito y el buen hacer. Recuerdo también que en siguientes visitas no siempre estaban las sardinas, !oh, qué dolor!, pero ahora, por fortuna para mí, están fijas en la carta. De las visitas recientes mi nuevo flechazo han sido los niguiris de arroz a la cubana. Un restaurante muy recomendable si vives en Las Palmas de Gran Canaria o si visitas la ciudad. Sobre todo, si te gusta un toque de atrevimiento en los platos. 






restaurantes

Lucira gastrobar, viaje a través del paladar

agosto 16, 2020



ˋSaludo, viajer@', así comienza la carta firmada a mano que recibes con cada pedido a casa. La situación actual les ha llevado a trasladar la experiencia que se vive en su restaurante, a un paso de la principal playa de la ciudad, a cada domicilio, aunque recientemente acaban de reabrir de nuevo la terraza del local. Lucira nació del sueño de dos jóvenes chefs amantes de la gastronomía y los viajes. De ahí que nos propongan un recorrido alrededor del mundo a través del paladar. Como ejemplo, su transformación de la conocida sopa tailandesa Tom Yum en una croqueta, una creativa adaptación que sigue respetando el alma del plato original y sus raíces. Su intención con cada creación es que vivas una experiencia completa. Tanto, que cada vez que actualizan la carta también cambian la vajilla y hasta la música del local. Ahora, aunque elijas experimentar esa vivencia en casa, aún así siguen mimando cada detalle. Por ejemplo, con los consejos que incluyen en su página web para terminar los platos o la utilización de envases biodegradables. María y Samuel son capaces de crear desde un producto o desde una canción, incluso desde un sentimiento o un recuerdo. A través de su cocina intentan contarte una historia, su historia, la de dos jóvenes que sueñan y arriesgan. Un día quedaron deslumbrados con la filosofía y las creaciones de un cocinero y tal fue la fascinación que vendieron todo lo que tenían en ese momento y compraron sendos billetes para Tailandia. Reservaron mesa en su restaurante, contaron su historia y un mes después estaban trabajando con él. Ese restaurante era Gaggan, uno de los mejores del mundo. 






Fotografia

En busca de mi estilo fotográfico

abril 18, 2020


Hacía mucho, muchísimo tiempo, que no pasaba por aquí. Instagram me ha mantenido ocupada y he relegado el blog, pero nunca lo cerré, quizás porque sabía que cuando tuviera algo importante que contar estaría aquí. Una de las cosas más maravillosas que me ha pasado este 2020 ha sido esta sesión de fotos. Mi sesión, sin duda, más personal. Para hablar de ella tengo que hablar de Carmen Hache. Desde que la descubrí en las redes, siempre había querido hacer algún curso con ella. La distancia nos lo puso algo complicado, así que cuando lanzó su primer curso online, fui a por él de cabeza. Las primeras semanas del curso fueron extrañas. Me sentí en algún momento como en terapia. De pronto alguien estaba removiendo mi mundo y no llegaba a entender por qué, pero claro que había un motivo. Sin ese viaje hacia mí misma, jamás hubiera hecho estas fotos. Hasta ahora, hacía mucho retrato, pero siempre me anulaba e intentaba reflejar solo a la persona que fotografiaba, no había nada de mí en ellas, o eso creo. Esta sesión fue distinta. Fue desde mí y para mí, y en ella soy más yo que nunca. No sé explicar lo que sentí mientras la soñaba, cuando la ejecutaba y ahora que la veo y la reveo, pero si sé que me pone los pelos de punta, y eso ya es mucho. Hay un trocito de mi alma en ella, de mis miedos más profundos. Mi forma de hacer fotos posiblemente cambiará a raíz de este curso. De hecho, por primera vez, yo que soy de pensar que todo lo hago mal, realmente por un instante me sentí fotógrafa. Algo en lo que ni siquiera me atrevía a creer. Carmen acaba de lanzar la tercera edición de Encuentra tu estilo fotográfico y lo recomiendo totalmente. Para mí ha sido el regalo más bonito que me he hecho. Nada que ver con otra formación online que había realizado anteriormente. Carmen te acompaña tanto en todo momento, que logra traspasar la pantalla del ordenador, y llegan a desaparecer las distancias hasta que casi parece un curso presencial. Ella es una gran maestra, de una generosidad sin límites, de esas especies difíciles de encontrar. Gracias infinitas por tanto, Carmen. Y gracias a mi querida Amparo, la modelo de esta sesión, que supo dar vida a mi sueño. Ella es muchas cosas, pero sobre todo es risas y alegría, y en esta sesión la llevé hasta el llanto. Captar esas lágrimas fue el momento más duro al que me he enfrentado en una sesión de fotos. A pesar de lo mucho que insistió en que solo estaba actuando, llegó un momento en que me estaba afectando tanto que tuve que parar. Gracias también, Aitor, por tu ayuda y tu apoyo, y gracias a Talleres Palermo por dejarnos hacer esta sesión en sus baños, tan cinematográficos. Todo el local es mágico, la verdad. La inspiración de estas imágenes surgió de la escena del baile del Joker en el baño. Desde que la imaginé en mi cabeza, sabía que quería que ella, Amparo, fuera la modelo, y también supe que quería que ese, Talleres Palermo, fuera el lugar. Los colores estaban estudiados, la ropa, el maquillaje, la música, la danza (ella está bailando en todo momento)... y el resto, un poquito de magia.