lunes, 7 de mayo de 2018

Neodimio 60, un lugar con buena química

 

Quienes me conocen saben que cuando algo me apasiona no puedo resistirme a ir una y otra vez, y a recomendarlo a todo el que me encuentre. Si hay un lugar que me ha pegado fuerte en los últimos meses, ese es Neodimio 60. Desde el primer día que lo probé, se coló entre mis tres restaurantes preferidos, y a las pocas semanas, tuve que reconocer que ya era mi favorito. 

Lo tiene todo. Es pequeño, agradable, cercano, la cocina es extremadamente deliciosa, la coctelería increíble (aquí me fío de mi chico, porque yo no bebo) y sus dueños, son de esa clase de personas a las que consideras casi genios, pero son tan amables y humildes que hacen que todo parezca sencillo. 




Lo reconozco, me costó aprenderme el nombre. No lo pusieron fácil, pero la historia merecía la pena. Tienen tan buena química entre ellos que tenía que ser un elemento de la tabla periódica. Y Neodimio 60, que pertenece a las tierras raras, es el único que contenía sus iniciales, las de Nayra y Daniel, así se llaman nuestros magos. 

El proyecto nace del deseo de disfrutar de lo que hacen, y se nota, y también de hacer disfrutar al cliente, y de eso doy fe. 





Nayra, de Las Palmas de Gran Canaria, comenzó a trabajar en el bar de un hotel por casualidad. Allí nació su interés por los destilados. Comenzó a formarse y abrió un blog, en principio por diversión. En ese camino pasó un tiempo en Barcelona donde conoció a Daniel. Al año de conocerse, decidieron ir a vivir a Londres donde descubrió un nuevo mundo de ideas y experiencias. Se empapó de la coctelería clásica y cuanto más descubría y conocía, más crecía su respeto por los destilados y su filosofía por hacer sentir especial a cada cliente. 





Daniel es italiano pero argentino de nacimiento. Desde pequeño siempre tuvo curiosidad por el sabor y el olor de los ingredientes. Muy pronto descubrió que cocinar es lo que realmente le gustaba hacer. Estudió cocina en el norte de Italia, y tras vivir en distintas ciudades y conocer diferentes tipos de cocina, como la francesa o la japonesa tradicional, decidió emprender junto a Nayra esta aventura llamada Neodimio 60





En ambos destaca el respeto por el producto. Su filosofía es minimalista y purista, y expresa al máximo lo que sienten por su profesión, que les apasiona. Y eso se nota en cada cóctel y cada plato que llega a la mesa. Su oferta sorprende. Cada quince días cambian la carta y todos los platos que he probado, y son muchos, me han logrado convencer. Mezclas curiosas y atrevidas pero donde el producto sigue siendo el protagonista. Simple a la vista y complejo en el paladar. Un diez también para la presentación. Si van, no se resistan a pedir el pan. Simplemente, el mejor que he probado. Solo por él ya merece la pena repetir. 





Ellos insisten en que nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo de sus padres, a los que agradecen su ayuda. Yo no puedo estar más agradecida a ellos por dar a luz este proyecto tan maravilloso, y hacerlo, además, tan cerca de mi casa. Hay restaurantes que se hacen un hueco en tu estómago, otros en tu cerebro y otros, muy pocos, llegan a tu corazón y te tocan el alma. Neodimio 60 ha llegado a toda mi anatomía. 


Con la cocina me pasa algo maravilloso. No solo la disfruto en el momento en que saboreo cada bocado, sino que esa sensación me dura para siempre, cada vez que lo recuerdo. 




Ana, te tendré que agradecer siempre la recomendación. Gracias a ti lo conocí y por tu culpa ya tengo un nuevo vicio. 

miércoles, 2 de mayo de 2018

Tres artesanas, tres oficios


Solo te quedan tres días para verlas juntas, pero toda la vida para encontrarlas en sus redes y sus talleres. Ya conocía el trabajo de las tres pero verlas exponer sus propuestas a la vez fue una grata experiencia. Además, cuando las ves trabajar o las oyes hablar con tanta pasión de lo que hacen, valoras aún más sus manos y sus almas artesanas. Si no has pasado ya por la sala de la Fedac en Las Palmas de Gran Canaria, estarán hasta este viernes cuatro de mayo. 'Tres artesanas, tres oficios' te acerca al trabajo de Rocío Torres, ceramista canaria con una clara influencia japonesa en sus piezas, a Ulitasloom con sus deliciosos textiles tejidos en telar, y a la belleza simple de las joyas de Ivonne Díaz Jewelry.  



Rocío descubrió su pasión por la cerámica con solo 14 años. Cuando te llevas a casa un cuenco suyo sientes que te llevas contigo siglos de sabiduría y de amor por las cosas hechas a mano. 



Con Ulitasloom tienes claro que esa prenda que adquieres no está hecha con prisas en una fábrica masificada, te la imaginas perfectamente a ella en su telar de madera tejiendo cada hilo con sus manos. 

Y completan el cartel, las joyas minimalistas de Ivonne. No sabía que era arquitecta hasta que lo leí en su facebook pero sus piezas la delatan. Son muy arquitectónicas, simples, bellas y elegantes. 


domingo, 15 de abril de 2018

Estilo nórdico en Canarias



Sé que las redes sociales han hecho la comunicación más fácil y rápida y entro menos por aquí, pero hay veces, hay proyectos, que te invitan a escribir. Conocí Escandinavia shop gracias a unos amigos que viven en Tenerife. Mi visita a la tienda fue fugaz porque iba con el tiempo justo pero me bastó entrar para saber que ya estaba enamorada y que estaba deseando volver para recorrerla de un modo más tranquilo. De momento, no ha surgido la oportunidad de regresar a la isla vecina y visitarles, pero hace poco tuve que renovar las sillas del comedor y contacté con Escandinavia para comprarlas. Solo las había visto en la web pero me transmitieron tanta confianza de que me iban a gustar que me animé y no soy de las que compran sin ver y probar, pero esta excepción me salió bien. Estoy encantada con mis nuevas sillas. 

Y mientras sueño con volver a la tienda, sigo disfrutando de ella a través de estas fotos que, de paso, comparto con ustedes. Mirándolas sé que esta tienda de decoración y mobiliario de estilo nórdico podría ser 'mi perdición', me lo llevaría todo. 

En el espacio se reproducen partes de una vivienda como si entraras en un apartamento de estilo nórdico más que en un local, haciéndote así una idea de cómo quedaría cada pieza en casa. Ese era el plan de María Caballero, la arquitecta de Interiores que está detrás de Escandinavia junto a su equipo, Avi Pannu, arquitecto de interiores y Laura , arquitecta técnica. 

Cuando llegas sientes que entras en un lugar especial, pero a la vez han querido que siga siendo una tienda de barrio, un pequeño comercio cercano a sus clientes. Eligen cada pieza con mimo, siempre buscando detalles que no se encuentren en otros comercios de Tenerife y a precios asequibles. Además, las envían a cualquiera de las islas. Doy fe. 







martes, 14 de noviembre de 2017

El universo de flores de Petit Bouquet



Ella irradia amor y alegría a partes iguales, y es exactamente lo que transmiten sus flores. Me enamoré de su proyecto cuando aún era solo una idea. Ahora entiendo a las personas querelacionan el alumbramiento de su negocio con el de un hijo. Me contaba cada detalle de su sueño con tanta pasión que aprendí a amar a Petit Bouquet durante su gestación, por su puesto el día del nacimiento y cuando dio cada uno de sus primeros pasos. Seguro que much@s de ustedes ya habrán visto fotos de sus ramos en mis redes, pero ahora que el proyecto ya es una realidad, tenía unas ganas enormes de compartirlo en el blog. 






Su amor por la naturaleza le viene desde siempre, gracias a sus paseos de infancia con su padre, gran amante de la flora y fauna de las islas, pero no fue hasta hace unos años cuando descubrió su gran vocación. Un día, en un curso de cerámica, aparecieron los arreglos florales y desde entonces su pasión por este arte no ha hecho más que crecer. Cada uno de los bouquet de esta artista floral son puro amor. Desde que los descubrí no paro de regalarlos y autoregalármelos. Tienen un don. Cada vez que los entregas, se dibuja automáticamente una sonrisa en el destinatario. Sus ramos siempre sorprenden y siempre son un acierto. Así que, pongamos más flores y alegría en nuestras vidas. 

 

  


Gracias, Ariadna, por hacernos el mundo más bonito.

Fotos: Sara Yun 
Imagen corporativa y web: Priscilla Valencia

sábado, 26 de agosto de 2017

Suites 1478





Hay sueños que se van haciendo realidad. Hace unos años, cuando paseaba por la ciudad, pensaba que Las Palmas de Gran Canaria necesitaba más hoteles bonitos, pequeños, con carácter y que cuidaran los detalles; esos a los que me gusta ir cuando viajo. Y no debí ser la única, porque cada vez hay más. Ayer visité el último en llegar a la ciudad y me encantó. Desde que llegas y mientras lo recorres, te invade una deliciosa sensación de paz que comienza en la cafetería de la entrada con su vegetación y el relajante sonido del agua, y te acompaña hasta la azotea, donde las vistas te embriagan. Creo que nunca había estado sentada en una terraza con una imagen así de la catedral. Y no es la única sensación que te acompaña en el recorrido del hotel. En todo momento sientes estar paseando entre obras de arte. Todas las esculturas y cuadros son del propietario, Miguel Saavedra, muy presente en el proceso de la reforma. Además, en cada habitación podrás disfrutar de un pedacito de la ciudad gracias a las fotos de Leonor Saavedra y Pepa Guerra

En las habitaciones, el diseño es tranquilo con la intención no solo de invitar al relax, sino también de no competir con la carpintería existente. Tanto el propietario, como el equipo Boissier Arquitectos, encargado del proyecto, quisieron respetar y mostrar los materiales con los que se construyó el edificio. Materiales que, por cierto, coinciden en los detalles de cantería y carpintería con el Hotel Santa Catalina, ya que Miguel Martín Fernández de la Torre diseñó el edificio que ahora alberga Suites 1948 a la vez que desarrollaba el proyecto del hotel. Entre los materiales destaca la piedra utilizada, una rosa silva, una piedra local de la Cantería de Arucas. 

El hotel cuenta, además, con un delicioso restaurante, mezcla de café europeo con mesas de mármol y tapizados de terciopelo, y bar colonial donde los protagonistas son la vegetación y la madera. Así, no solo los clientes que se alojan podrán disfrutar de este nuevo espacio de Vegueta, sino también todos los que vivimos aquí. Ayer lo pude probar y es un lugar muy agradable para desayunar o almorzar. Seguro que nos vemos por allí. 





Detalles, como las amenities, pueden marcar la diferencia