lunes, 5 de junio de 2017

Quiero vivir aquí


Cuando publicas un post siempre es sobre algo que te gusta o te emociona, pero reconozco que algunos me hacen especial ilusión. El de hoy es uno de ellos. Llevo enamorada de este piso desde el día en que lo vi por primera vez. De hecho, si pudiera elegir un lugar donde vivir no sería una gran mansión, sería una casa como ésta. Si les gusta la decoración, seguro que lo conocen, pero no podía dejar de hablar de este espacio con tanta magia. 

Situado en el barrio de Gracia, en Barcelona, tiene, quién lo diría, apenas 65 metros cuadrados. La distribución de la casa es completamente nueva, pero se han mantenido algunos elementos de la vivienda inicial, como, por ejemplo, parte de las baldosas hidráulicas. Una mezcla entre lo moderno y lo antiguo que brinda un carácter único y especial a esta vivienda. 

Se trata de una obra, como muchos ya sabrán, de la interiorista Neus Casanova y su estudio Degoma Design. 

Me encanta cómo han resuelto la obra, pero si tuviera que quedarme con alguna estancia o elemento favoritos serían: el espacio dedicado al salón con esa enorme pared de ladrillo visto; la ventana que une la cocina con el comedor (perdidamente enamorada de ella); la librería y la mesa diseñada por Degoma y la espectacular lámpara que la corona; el baño, tan pequeño como bonito; y, por supuesto, la luz natural. 





 



 





 



martes, 11 de abril de 2017

Entre amigas, mucho mejor



A veces me quejo de que no he sido agraciada con ningún don, pero hay algo que creo que sí se me da bien y es reunir a gente que sí tiene esos dones. Cuando pensé en hacer el post de Marks and Spencer por su 50 aniversario, pedí consejo a mis organizadoras de eventos preferidas, The Federicas, pero nunca imaginé el espectacular resultado de aquella merienda. 


Esas chicas son increíbles. Les das dos datos y ellas piensan hasta en el último detalle: el lugar, el concepto, el diseño... verlas trabajar es un deleite. La mesa estaba montada en cuestión de minutos y habían cuidado hasta hasta el más mínimo detalle. La sensación que te queda es la de que hacen magia. Cogen unas mini pavlovas las mezclan con unas fresas y unos arándanos y queda una presentación espectacular. 




Como en toda celebración, hacían falta unas flores y ahí también lo tuve claro. Mi nueva artesana floral preferida tenía que participar de algún modo en este proyecto. Mi querida Ariadna, de la que ya les hablaré más adelante en un nuevo post, creó hace muy poco Petit Bouquet y, desde entonces, en mi casa nunca faltan flores frescas. Ella se encargó de seleccionar las deliciosas flores que sirvieron para dar ese toque final al proyecto de The Federicas. Ella y sus flores son todo amor. 




Y, parte importante también, las fotos. Si no hubiéramos retratado ese momento, ahora ustedes no estarían viendo esta mesa con todos sus maravillosos detalles. Las encargadas de que hoy puedan disfrutar de estas imágenes, son Pepa Guerra y Leo Saavedra, amigas y fotógrafas con alma. No solo me enamoran sus fotografías, sino su modo de hacer las cosas. Su trabajo te garantiza una sonrisa, al ver el resultado y también en el proceso. La diversión forma parte esencial de la vida, hay que hacer bien las cosas y hay que disfrutar haciéndolas. Y eso se transmite. Sus fotos hablan por sí mismas. 



Contar con ellas, con todas ellas, es apostar por un trabajo bien hecho y, además, con garantía de que pasarás un buen rato. Hay personas que hacen bien las cosas y luego están ellas, qUe lo hacen genial y además son buena gente, personas generosas con su tiempo, con su talento y hasta con su alegría. Anda que no lo pasamos bien liándola de este modo.

miércoles, 5 de abril de 2017

Dulces 50 años, Marks and Spencer



Mi relación con Marks and Spencer comenzó a través de mi madre, cuando aún era Saint Michel. Ella compraba allí por la calidad de las prendas y sigue haciéndolo. Yo, poco relacionada con la moda, reconozco que la pasión me llegó cuando conocí las tiendas de la marca en Inglaterra. Sus secciones deco y de alimentación me conquistaron. Así que imaginen la alegría que me llevé cuando m&s food llegó a Gran Canaria. Seguramente no exagero si digo que lo he probado casi todo. Fan incondicional de sus cookies, reconozco que lo dulce me puede. De ahí que esta merienda, para celebrar el cumple de una amiga, fuera diseñada para golosas. 






En este caso fue una velada especialmente dulce, pero si entras en mi cocina encontrarás, además de tea cakes o cookies, también pasta y salsas, chips de vinagre, tes de varios sabores... y si abres el congelador, algo de su deliciosa comida preparada para cuando no te apetece complicarte pero sí comer algo rico. Algún secretito en forma de postre por si hay que celebrar algo especial también forma parte de manera habitual de mi despensa. 














Ese pedacito de sabores dentro de Marks and Spencer se ha convertido en un miniparaíso muy recurrente en mi vida. Allí compro galletas o minibites para llevar al trabajo cuando hay buenas noticias que celebrar, sus preciosas latas de galletas o sus increíbles bombones para regalar, postres para llevar a casa de una amiga que te ha invitado a cenar e, incluso, detalles para cuando viajo a la península a visitar amigos o a la familia, porque de toda España solo en Canarias tenemos el placer de disfrutar aún de m&s. 





Reconozco que me gustan los productos y también que puntúa en positivo el trato. Quienes suelen atenderme en la sección Food se nota que conocen lo que venden, lo han probado y saben recomendar. 






Aprovecho el #50aniversarioM&SGC para felicitarles, desearles lo mejor y de paso pedir un deseo. Está cumplido en parte con la llegada de la sección Food. Ahora espero que se culmine mi sueño y llegue algún día su sección deco. Yo dejo la idea por si alguien la escucha. 


Ambientación: The Federicas
Selección floral: Petit Bouquet
Fotografías: Pepa Guerra y Leo Saavedra