domingo, 17 de julio de 2011

Belleza cotidiana



Este rincón de Sintra, con su ropa tendida incluida, me enamoró a primera vista y me sigue enamorando cada vez que veo esta foto. Me encanta Sintra y adoro este pasaje en particular.


Adorable sin duda. Seguramente no fue la intención pero todo parece colocado como en un escenario (las botas de agua verdes y hasta el cepillo y la fregona). Todo, unido al precioso y cautivador colorido de las casas de Burano, hace de este marco un lugar especial para mí.


Y ya el último ejemplo de que la inspiración puede llegarme de las cosas más cotidianas. Son unas simples pinzas de la ropa con una preciosa ventana azul de Collioure de fondo. Simple pero encantador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario