sábado, 7 de enero de 2012

Al aire libre

El domingo es un día ideal para descansar con un buen libro y una taza de té. Y todo ello me lleva a esta silla. Diseñada por Thomas Lee a principios de 1900 en Estados Unidos, la Adirondack es todo un icono del mobiliario de jardín. Nunca me he sentado en una de ellas, pero sí mi amiga Oly, que me ha pasado parte de estas fotos de su viaje a Canadá donde quedó prendada de esta silla que encontraba por todas partes. Dice que es comodísima. Además, sus amplios apoyabrazos hacen a la perfección de posavasos para dejar nuestra bebida y pueden venir acompañadas de reposapiés. ¿Se le puede pedir más a una silla?
Generalmente son de madera y en su mayoría de color blanco, pero cada vez más las realizan de distintos materiales y diferentes colores como vemos en las fotos. Dificil elección. 
Quizás sea porque Lee la inventó junto al lago Champlain estando de vacaciones, pero así me la imagino yo. Al aire libre y en plena naturaleza.

4 comentarios:

  1. Me encanta esta silla!! En Estados Unidos están en todas partes. Yo solo la he visto en blanco, pero las grises que nos muestras son ideales!

    ResponderEliminar
  2. pues si que parecen comodas !!! me gustan todas , pero creo que me quedo con la madera es el material que mas me gusta para el jardin ...

    ResponderEliminar
  3. Me encantan estas sillas...Lexintong las utiliza mucho en sus campañas de verano. Son cómodisimas y lo mismo las ves junto al mar que en plena montaña.
    Preciosas imágenes...
    Besos
    Chiqui

    ResponderEliminar
  4. Me encanta cómo quedan las sillas de colores en espacios naturales, le dan un aire de cuento, gracias por las fotos y los diseños

    ResponderEliminar