jueves, 10 de marzo de 2016

Un hotel para sentirte como en casa


Hacía tiempo que quería visitar la ampliación de Bed & Chic, uno de los hoteles que siempre recomiendo cuando alguien visita Las Palmas de Gran Canaria. Ya había estado varias veces en el edificio anterior, pero nunca había visitado las nuevas habitaciones desde que ampliaron con el inmueble de al lado. La visita, como imaginaba, no me defraudó. El estilo de su decoración mantiene su sello de siempre, basado en la belleza de la sencillez y la combinación de la madera de pino con muebles antiguos restaurados. Aunque en esta ocasión, había una sorpresa. El nuevo edificio, de principios de los 30, conservaba los suelos hidráulicos artesanales originales. Mantenerlos en el hotel no fue fácil y requirió algo de esfuerzo y trabajo, pero sin duda, mereció la pena. Esos suelos son una maravilla. Para las propietarias de este hotel boutique una de las reformas más importantes fue bajar la recepción a pie de calle (antes estaba en una primera planta). Ahora se sienten más cerca de sus clientes. Desean que se sientan como en casa y y para eso, quieren escucharles. Además, pensando en ellos, también han abierto una cafetería, La Catalina, en la parte inferior donde puedan desayunar o tomarse algo durante el día. Y en la terraza, una mágica azotea, El Tendedero de Catalina, donde tomar el brunch o un coctel con vistas al Parque Santa Catalina y al puerto. Enhorabuena de nuevo a estas hermanas por el mimado trabajo que realizan y, en esta ocasión, en especial a Rosa por compartir con nosotros su buen gusto y pasión por la decoración. 







3 comentarios:

  1. es encantador! unos detalles preciosos! Saludos

    ResponderEliminar
  2. Sí, efectivamente tiene algo que te hace sentir como en casa. Muy buenos recuerdos

    ResponderEliminar