viernes, 1 de marzo de 2013

I pillow

                            

Llega un nuevo y esperado, lo sé, post de Patricia La Camera. Brillante como siempre Patri. Con ella les dejo:

Las mañanas de sábado suelen ser soleadas, lo he comprobado. Saben a zumo de naranja, a tostadas recién hechas y a planes muy apetecibles. Es el momento de la semana en el que los cojines recuperan su más preciada característica, la de brindar confort y ofrecer una acoplada deliciosa…   En ese momento, mientras el té humeante reposa sobre la mesilla y la ventana abierta invita a la brisa mañanera se crea el escenario perfecto. Pero vamos a cambiar de tercio, porque a  medida que recreo esta escena siento unas ganas irrefrenables de acurrucarme y unos deseos incontrolables de que sea sábado. Además, este post no tiene como objetivo el de alabar más esta faceta más que probada por todos y no sólo los sábados. Hoy nos atrae su lado más inspirador, su perfil decorativo; una más de las aristas amables de esta pieza que encuentro indispensable. Sin duda, una de las más enérgicas y características de muchos salones, de sofás, butacas, camas y como no, de todo chill out que se precie. Ellos, hasta tendidos sobre el suelo, consiguen resultados geniales. Capaz de dar la vuelta a cualquier concepto, de transformar espacios, aportar luminosidad, matizar e integrar, les presento al Sr. Cojín: el rey de la casa. Se disponen bien mullidos y listos para convencer hasta a los más austeros de su poder estético.





Lo  bueno de unas bases neutras o evitar ciertos estampados muy marcados para nuestra camas o sofás es que con una pequeña inversión podemos romper con la monotonía. Abiertos a casi todo porque combinan con casi todo y, por ello, también los más ágiles a la hora de generar propuestas cromáticas. Es el concepto que más vueltas y apuestas admite. Muchos cojines, de todos los tamaños y una clara apuesta conciliadora para dotar de poder convicción a cualquiera de nuestras habitaciones. La elegancia neutra está servida y los cojines dan la mano a otros elementos para marcar el ritmo.
 












La mezcla de texturas es mi combinación favorita. Con borlones, volantes, de punto, adamascados… y mi preferido por su carácter elegante y tradición italiana: el terciopelo. Si los polos opuestos se atraen, la versión “cojínística” del refrán no es la excepción que confirma la regla. Ojo que no es una generalidad. Hay pautas pero no límites. Se trata de conjugar con una clave integradora. Crear una sintonía estética que produzca efectos como estos que ponemos como ejemplo.



Y he aquí mi propia  selección, la de mi salón. El gris, sin duda, mi apuesta obsesiva desde hace ya 4 años.



 
Y entran en escena agentes más atrevidos y extravagantes. Yo no soy tan colorista pero hay personalidades que sin duda lo llevan en la sangre y su poder tiene dificultades para pasar desapercibido. Color y más color en sintonía. Diversión sin música, ni risas.


 
Este rincón personalmente me apasiona. La mezcla es increíble en su conjunto y extrayendo cada una de sus piezas. Un piano Normelle London bajo unas letras luminosas que te llevan, por segundos, a cualquier cabaret parisino de 1889. Justo delante, por si era poca cosa, un sofá Chester con ese sello tan british. Los cojines y cortinas son la guinda del pastel.
 





¿Quién dijo que un cojín no es versátil? Aquí están, piezas listas para obedecer a muchas debilidades o para subrayar aquello que pretendemos destacar. ¿Se trata de un lugar campestre en el que los insectos campan a sus anchas?, ¿Tal vez eres un amante de los animales que no quiere pecar a la hora de rendirles homenaje?, ¿Alguien con debilidad británica?, ¿Obsesión TIPOGRÁFICA? ¿Fan de Playmobil para toda la vida? ¿Cuál es tu pasión? Que hable con encanto, orden y concierto.








Hay elementos decorativos que no necesitan más voz que la propia para lanzar su mensaje. Aún así y, en ocasiones, se le puede subir aún más el volumen a su discurso. Los cojines nos ayudan a llevar a cabo esta tarea desde el respeto, especialmente cuando se trata de piezas maestras como las que abren este apartado.






Y para la versión MINI del hogar derrochamos romanticismo en los tonos y motivos.





Dar más vida, si cabe, es su labor; la de los cojines. Así se despide este desfile de almohadas, ese recuentos de ideas que no tiene más fin que el inspirarles. No cabe duda de que juegan un papel clave en nuestras vidas, no cabe duda de que nacieron para brindar bondades y deleite estético.

Vía: elsakawai, conceptinteriors ,myidealhome, convoy, brightboldbeautiful, sarahklassen, conundrum, designsponge, chinoiseriechic, wisteria, jossandmain, designindulgenes, sugarlaws, neimanmarcus, decor8, wisteria 2, ariadneathome, thedecophile, 79ideas, housetohome, designedtothenines, arte en el desván, amybutlerdesign, bluevintagedeco, sweet-southern-charm, decoratrix, french-knot, decoraciondesalas, bromeliadiving, zarahome, the marion house book, camelandyak, malangahechoamano, polkaros, icandyhandmade, habitacioverdeagua, mrsboho, designmilk, conminusculas, ayloviuhome, mommyslittlesunshine, decopeques, art-manias,etc.
 
Post by Patricia La Camera

5 comentarios:

  1. Preciosa selección Lucía, feliz finde.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Precioso, como siempre. Angeles

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que yo también los adoro, y los de terciopelo... me encantan, últimamente siento atracción por los redondos...en fin todos, buen post Patricia!

    ResponderEliminar
  4. Mil gracias!Besos y hasta el próximo!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta este estilo, le estamos dando una nueva decoración a nuestro centro de trabajo y estas ideas nos ayudan mucho. Os seguimos desde el grupo de trabajo asesor seo.
    Saludos

    ResponderEliminar