lunes, 30 de julio de 2012

Mirando al techo

No soy de las que suelan mirar hacia arriba, pero este techo bien merece una tortícolis. Me enamoré de él la primera vez que lo vi en Muebleando otra vez y ahí sigo, enamorada. De su techo, de sus paredes de ladrillo visto, de sus grandes ventanales de cristal, de su suelo de madera en diferentes tonos, de sus originales respaldos... y de sus sillas. La 214 de Thonet es una de mis preferidas.
Por cierto, esta bella cafetería está situada en un antiguo almacén del Palacio Central de Ljubljana. Nunca había pensado viajar a Eslovenia, pero me estoy animando.

8 comentarios:

  1. Techo original donde los haya...!BSS!

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien lo vi en Muebleando, es una pasada!!!!Besos,

    http://nomemancheselsuelo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Precioso , me ha encantado sin dudar un lugar con encanto .
    Besos !!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué gracioso el techo! aunque yo con unas Thonet en el suelo difícilmente podré mirar a otro lado, jejeje

    ¡una saludo!

    ResponderEliminar
  5. Fantásticos sus techos y sus 214 sillas thonet.
    En cuanto a lo de mirar hacia arriba, yo incluso por las calles, no vaya a obviar un edificio de belleza destacable :)

    ResponderEliminar
  6. Ahi sentadita en una Thonet ..y saboreando un trozo de riquisima tarta es logico que suspirando de gozo mires hacia arriba y te encuentres con otra maravilla....Besos

    ResponderEliminar
  7. Ese techo es una verdadera obra de arte!
    besos!

    ResponderEliminar
  8. Pocas veces levanto la vista cuando tengo un cafe en frente...si estoy alli...de seguro que los ojitos se me desviarian hacia el techo y fuera del ventanal.

    ResponderEliminar