viernes, 7 de octubre de 2011

Un mercado renovado

Quienes vivan en Madrid lo conocerán bien pero para mí ha sido todo un descubrimiento. Paseando por una de mis zonas preferidas de la capital me tropecé con un mercado muy fuera de lo común y muy, muy apetecible. Con lo que a veces me cuesta hacer la compra, con un espacio así estaría el día entero entre frutas, embutidos y hortalizas. Entré por casualidad y me costó salir. Sus veintiseis puestos repartidos en tres plantas me cautivaron. El mercado de San Antón es todo color, sabor y buen gusto.



No me digan que no les ha entrado el apetito. No sé si es por el colorido o por la exquisita presentación de los platos, pero todo apetece. Ya sea para degustar allí o para llevar a casa, lo quiero todo.

 Dios mio, y esto ya es el paraiso de los golosos. Sólo tengo un problema: ¿cómo decidir?
 
 Algo de fruta no va a venir nada mal después de tantas calorías. Sobre todo si tiene esta pinta. 
 
En Augusto Figueroa, el antiguo edificio de 1945 ha dejado paso a un moderno espacio que además dispone de una terraza en la planta alta desde la que disfrutar de unas espectaculares vistas de las fachadas y tejados de Madrid. ¿Se puede pedir más? Toda una experiencia y un placer para los sentidos.

2 comentarios:

  1. Este sitio es IMPRESIONANTE!!!!
    Me ha parecido la bomba de mercado!!! Qué gustazo comprar allí, todo son tentaciones.
    Gracias por compartir el dato. Habrá que visitarlo.

    ResponderEliminar
  2. Niña llevo días dejándote mensajes pero veo que no se han publicado y me ha pasado en otros blogs, algo anda mal en blogger que rabia!

    Este mercado lo conozco, es precioso, poco asequible en precios en algunos puestos pero es que son verdaderas delikatessen.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar