domingo, 23 de octubre de 2011

Un halo de nostalgia

Siempre me ha atraído el halo de nostalgia que rodea a los faros, la sensación de refugio y soledad que pueden llegar a transmitir, y este en particular tiene un especial significado para mí. No sólo por su belleza sino porque cerca de él pasé uno de los momentos más divertidos de un perfecto viaje a Oporto con mis mejores amigos. Un día que no olvidaré y que ahora puedo compartir, en parte, con ustedes.

2 comentarios:

  1. A mí también me encantan los faros, los encuentro todos bonitos y como dices tú, tienen un halo de nostalgia tremendo, preciosas fotos!!

    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  2. Bien lo dice el título. Son verdaderas obras de arte y refrescan las estancias con su presencia. Muchas gracias por tu comentario en el blog!

    ResponderEliminar