martes, 18 de octubre de 2011

Madera recuperada

No sé si fue la decoración, mi pasión por el olor a pan recién hecho, o la compañía de mi querida amiga Raquel, pero mi paso por Le Pain Quotidien fue una experiencia que no olvidaré. Cuando llegué a casa me interesé por conocer algo más sobre esta panadería-pastelería y lo que he descubierto hace que me guste aún más. Siguen cocinando el pan de la misma manera que cuando comenzaron: utilizando solo harina orgánica de la mejor calidad, sal y agua. Es curioso que algo tan sencillo pueda gustarnos tanto, pero así es, al menos en mi caso. Además, panaderos artesanos siguen amasándolo y moldeándolo a mano.
La calidez de la decoración y el uso de materiales sencillos y naturales influyó también en lo a gusto que me sentí en este lugar. Destacar que tanto su mesa comunal como el resto de muebles del local están hechos de madera recuperada. Así que podemos sentarnos tranquilos a disfrutar de un pastel sabiendo que ningún árbol ha sido sacrificado. 
¿A que dan ganas de comérselo?

6 comentarios:

  1. Me encanta Le Pain Quotidien, su pan y su estilo !!
    La experiencia de sentarse en una mesa extensa también me resulta algo especial.
    Me gustó el post de hoy!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. no ideo mejor ambientación para un lugar de estas características.
    evocador.

    ResponderEliminar
  3. Fan de Le Pan Quotidien!!! por eso te recomiendo [h]arina en la plaza de la Independencia... te encantará y te conquistará. Recomendable el Brunch del Le Pan los domingos!!! mmmm

    http://virlova75.blogspot.com/2011/05/harina-madrid-una-panaderia-artesana.html

    ResponderEliminar
  4. que maravilla de lugar, que encanto tiene, parece que me llega el olor a pan a través de la pantalla mmmmm

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Que pena, que ya casi no queden lugares como este, habria que hacer una campaña para recuperarlos.
    Abrazos.

    Manoli.

    ResponderEliminar