lunes, 8 de agosto de 2011

Nacida en 1874


Construida en 1874 por Francisco de la Torre Sarmiento, cosas del destino, llegó hace seis años a manos de otro Francisco, en este caso Francisco Ruano, el alma de la reforma de esta magnífica mansión. Ha conocido tres siglos y siete familias y ahora alberga una espectacular tienda de moda. Sus techos de casi cinco metros de altura y con vigas de madera, no son, ni mucho menos, el único tesoro que habita en su interior. Sus paredes encaladas escondían una preciosa piedra de canto descubierta tras picar y picar y que decidieron dejar descarnada. Antiguos materiales que conviven con piezas del diseño más actual y con intensos toques de color que dan vida a las diferentes estancias y rincones de este espectacular tienda.


La escarela de caracol de madera maciza que lleva a la planta alta es una auténtica maravilla. Majestuosa y encantadora a la vez.



No sabría explicar los motivos, pero la verdad es que desde la primera vez que entré en este maravilloso lugar, quedé absolutamente prendada de estas cortinas. Sencillamente me encantan.




Internos está repleto de adorables rincones, cada uno diferente y todos llenos de encanto.



Las lámparas, tan grandes y llamativas como requiere el espacio, son simplemente espectaculares.



Cada detalle parece estar estratégicamente situado pero sin encorsetamientos. Como si se hubieran colocado al azar y sin más quedaran perfectos.


Adoro el mobiliario y el suelo de baldosas hidráulicas de este pequeño rincón que nos hace regresar al pasado.


Hasta la fachada está cuidada con esmero. Sin duda contaron con una buena materia prima, pero supieron hacer las cosas. Enhorabuena, Paco, por tu espléndido trabajo.  

1 comentario:

  1. Las baldosas hidráulicas son mi debilidad, este tipo de trabajos se agradecen.
    saludos

    ResponderEliminar