domingo, 3 de julio de 2011

Piezas con alma



Abadía está en constante búsqueda de piezas especiales y eso se nota con sólo mirar su escaparate. Mires donde mires algo te llama la atención. Y ya en su interior te sientes totalmente rodeada de belleza. No son sólo objetos, son piezas con alma. La fórmula para acertar: mezclar distintos estilos sin miedo (como ellos mismos dicen). Si son amantes del art-decó, de los objetos de los 50, 60 o de los muebles orientales, este es su sitio. Una tienda con estilo propio, un estilo sobrio, elegante y exquisito.

La pieza central de la imagen, dicho en palabras de la propietaria, "el Chanel de los sofás", tiene cautivada a mi amiga Bea. Nos ha salido la niña con buen gusto. Además de parecerle precioso debe ser cómodo. Cada vez que va a la tienda, no hay quien la levante de él. Eso sí, todo eso se refleja en el precio, que roza los tres mil euros. Pero no todo es así. En la tienda encontramos también piezas exquisitas mucho más asequibles.


A mí la verdad es que de la tienda me gusta casi todo, pero el espejo que se ve en esta imagen está entre mis preferidos.

Esta pieza de una antigua balaustrada convertida en lámpara me apasiona. Cada vez que voy no puedo dejar de mirarla. Sin duda, mi preferida de Abadía.
Un ejemplo más de que la mezcla funciona. En la foto combinan a la perfección piezas clásicas, como la mesa o la alfombra, con un grafiti.Visto lo visto, yo sólo puedo decir una cosa: que me lo envuelvan todo que me lo llevo.

1 comentario:

  1. Aqui falta el perro de Raquel, y no hablo de Frida precisamente.

    ResponderEliminar