martes, 5 de julio de 2011

Meninas, relojes y buen humor



Mis amigos querían una casa para vivir en la que poder disfrutar de cada rincón. En base a esta premisa rediseñaron todo el piso. Un hogar repleto de momentos felices: los de sus viajes por todo el mundo, los recuerdos de familiares y amigos y donde el buen humor de sus dueños se traslada hasta el más pequeño detalle. La casa es un fiel reflejo de la personalidad de esta pareja encantadora que ha sabido transformar una antigua vivienda en un piso moderno y acogedor.



Esta zona multifuncional de la casa esconde un pequeño rincón de lectura, una zona de comedor y de trabajo y una columna repleta de fotos de viaje (una de las grandes pasiones y el gran sueño de sus propietarios: recorrer el mundo entero)


Detalle de una pequeña muestra de la espléndida colección de gafas de uno de los dueños. Algo que le caracteriza y que no sorprenderá a quienes le conocen.



Y relojes y más relojes, incluso en el baño. Un lugar algo insólito pero en el que a veces es importante estar pendientes del tiempo no sea que la coquetería nos haga llegar tarde.



Y con meninas comenzamos y con ellas terminamos. Están por toda la casa, al igual que los relojes, aunque no creo que la obsesión de mis amigos sea el paso del tiempo sino más bien el de disfrutarlo. Algo que hacen de maravilla. La verdad es que son el tipo de pareja que no sólo transmite pasión por la vida sino que además sabe traspasarla a los demás. Gracias por existir y por enseñarnos esta divertida casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario