viernes, 29 de julio de 2011

Encanto francés


Los viajes son siempre inspiradores, pero en lo que se refiere a tiendas, Francia tiene un sabor especial. La parada de hoy es Carcassonne, una preciosa ciudad del sur del país, repleta de exquisitos restaurantes, hoteles con encanto y tiendas cautivadoras, y lo digo de manera literal. Es imposible seguir de largo sin quedar prendada de sus escaparates. Cuando entras no quieres salir, y sobre todo no quieres salir con las manos vacías.


Esta tienda es una de mis favoritas. Supongo que no les extrañará teniendo en cuenta que forma parte de la cabecera de mi blog. No es algo de lo que hubiera en ella me gustara, es que me gustó todo.


El aroma de esta tienda de jabones artesanales te invita a entrar desde lejos. Dicen que el sentido del olfato es el mayor evocador de recuerdos, que los olores se graban a fuego en nuestra memoria. A mí me pasa y puedo recordar perfectamente cómo olía esta pequeña tiendecita francesa. Los jaboncillos son una de mis debilidades, me encantan, al igual que a mi amiga Oly incapaz de regresar de un viaje sin al menos uno en la maleta.


Y nos despedimos de Carcassonne de la manera más dulce. Esta tienda repleta de golosinas es una auténtica tentación para golosos.

2 comentarios:

  1. Todo el mundo deberia volver al uso del jabon. Tu piel notara la diferencia. Soaps forever!

    ResponderEliminar
  2. preciosa carcassonne, y que bonito tu recorrido por varias de sus tiendas :)

    ResponderEliminar